Cómo dividir una habitación en dos sin obra

Jairo Román
Jairo Román

Si estás pensando en dividir una habitación en dos, ahora mismo serás un mar de dudas. En este artículo te contamos las claves que debes tener en cuenta antes de lanzarte a decorar y hacer cambios, para que no cometas errores. Te brindamos varias ideas que podrían interesarte en función de lo que necesites que seguro te encantarán.

Claves para dividir una habitación en dos sin obra

  • Funcionalidad. A la hora de organizar el espacio, piensa en su función. Tanto en la de los espacios como la del objeto. Por ejemplo, una estantería puede resultar útil porque además de como separador, te permitirá almacenar libros y otros elementos decorativos.
  • Cuidados. No es lo mismo un biombo que un conjunto de jardineras. Asegúrate de que tienes el tiempo necesario para limpiar y mantener tu adquisición con el tiempo.
  • Objetivo. Ten en cuenta qué deseas conseguir con la separación. Lo que elijas debe gustarte, pero puede que te interese una opción más que otra dependiendo de qué quieras. No instalarás lo mismo si deseas evitar toda visibilidad entre dos espacios, que, si quieres separar psicológicamente, pero manteniendo la sensación de amplitud previa. Así como tampoco será el mismo caso si quieres separar dos zonas simplemente para diferenciarlas, o si quieres que el olor, la luz o el ruido no pasen de una estancia a otra.
  • Estilo. Ten en cuenta que vas a separar dos o más espacios, por lo que cuando acabes, es normal que el choque visual sea evidente. Esto puede ser algo intencionado o no. Piensa bien cómo separarás los espacios, no sólo con elementos físicos clave, sino también con los colores, tonos, texturas y otras características presentes en los objetos decorativos y en las paredes.

Ideas para dividir una habitación en dos sin obra

1. Estanterías

Coloca una o dos estanterías para separar el espacio. Escoge las adecuadas para adaptarlas al espacio disponible. Más altas o más anchas, más grandes o más pequeñas. También puedes optar por un mueble estantería, aunque su parte trasera quizá no sea tan estética y debas complementarlo por el otro lado con otra estantería, otro mueble o algún elemento decorativo como un tapiz o algunas láminas.

Dependiendo del tipo de separación que desees, puedes elegir también una estantería que deje ver a través de sí más o menos. Así, si no te importa tanto la privacidad, una estantería sin fondo puede resultar muy estética.

2. Paneles de madera

Los paneles de madera pueden ser como prácticamente una pared, sólo que no insonorizará la zona separada ni, obviamente, la cerrará del todo. Pero es una opción aconsejable para conseguir separar bien una zona para la que quieres privacidad.

Puedes juntar tantos como necesites, uno al lado del otro, para ocupar el espacio que necesites, por lo que son muy manejables y podrás tapar tanto espacio como quieras. Además, la madera aportará calidez al espacio y puedes elegir la que mejor le convenga a tu estilo.

3. Celosías

Las celosías son parecidas a los paneles de madera, pero pueden resultar incluso más bonitas y elegantes. Por el contrario, no separarán tanto los espacios a nivel visual. Hay celosías más o menos económicas, paneles calados, por encargo, etc. Un gran catálogo de opciones si optaras por esta opción.

Otorgan, eso sí, cierta intimidad, y sus diseños son muy variados, por lo que seguro que puedes encontrar alguna que se ajuste a tus necesidades y a tu estilo.

4. Cortinas

Las cortinas son otro elemento que ayuda a separar muy bien los espacios. Dependiendo del estilo de cortina, necesitarás instalar una barra en el techo para que correr la cortina, por lo que quizá no te compense tanto el cambio si se trata de algo provisional.

Más allá de eso, las cortinas pueden darle un toque diferente a tu espacio, y pueden quedar muy bien para separar un dormitorio sin impedir que llegue del todo la luz de las ventanas de la sala. Por otro lado, sí que conceden una mayor privacidad visual, dado que suelen ser mínimamente opacas.

5. Cristaleras

Una opción que puede ser más cara que otras pero que sin duda puede merecer la pena para una sala que quieras separar sin obra durante largo tiempo y no de forma provisional. Además, según el estilo que desees, pueden ser una elección con resultados muy estéticos para el ambiente, y combinarán bien con muchos elementos.

Puedes conseguir un estilo para tu hogar verdaderamente elegante y bonito si aprovechas la oportunidad para combinar bien los diferentes elementos decorativos de la sala, teniendo en cuenta que los espacios separados serán posiblemente claramente visibles cada uno desde el otro lado.

Utilízalas para separar el comedor de la cocina, por ejemplo, o de otros espacios comunes, para conseguir una separación efectiva pero que mantenga la sensación de amplitud de la sala grande que es.

6. Elementos decorativos con jardineras

Esta opción no evitará la visibilidad demasiado dependiendo de la jardinera (o el conjunto de estas), pero si eres un o una amante de las plantas, esta es probablemente tu elección, siempre que esta zona reciba algo de luz, claro.

Puedes realizar tantas combinaciones como se te ocurran no sólo con el elemento de sujeción, cuyo diseño será claramente importante, sino también con las macetas y las plantas, que pueden aportar diferentes combinaciones de colores, texturas e incluso perfumes en el caso de algunas flores.

Por supuesto, esta no es una posibilidad para todos los ambientes, por lo que también puedes decorar con flores y plantas artificiales. No podrás cuidarlas mucho, pero tal vez aporten algo de la viveza que conseguirías con las de verdad.

7. Biombos

Una elección tradicional y muy pintoresca dependiendo del tipo de biombo. Esta es una de las opciones típicas y tradicionales para separar ambientes diferentes en un mismo espacio.

Se trata de algo que nos viene muy bien para separar un pequeño espacio, como un vestidor, para tener privacidad para un uso concreto. Pero también nos resultará útil si no queremos hacer obra ni introducir elementos pesados o de instalación relativamente complicada. Para un uso temporal es una opción ideal, dado que nos permite retirarlo con facilidad o desplazarlo a otra parte de la casa.

Escoge biombos tradicionales de madera, de mimbre u otros modelos más modernos, pintorescos o exóticos.

8. Percheros

Si tienes mucha ropa y quieres conseguir un estilo más industrial en el que un perchero no cause demasiado ruido visual en contraste con su ambiente, esta puede ser una opción pintoresca a la vez que práctica.

Organiza tu ropa a la vista para separar el espacio concedido a tu habitación de otras zonas de la casa. No separará mucho visualmente los espacios, pero tendrás a mano tu ropa y será un elemento fácil de mover o de quitar llegado el momento, por lo que también es ideal para usarlo como separador de forma provisional.

9. Puertas correderas

Las puertas correderas plegables son un elemento entre lo fijo y lo flexible. Nos permitirán separar de forma visual los espacios de una forma efectiva, sin perder la opción de abrir y cerrar el espacio siempre que lo necesitemos.

Encontrarás diferentes modelos y aunque suelen ser de madera, hay otras opciones de materiales y colores. Podríamos decir que esta opción es un punto intermedio entre los biombos y los paneles de madera, puesto que, aunque estos últimos también se pueden retirar con cierta facilidad, no resultan tan versátiles como las puertas correderas, que podemos estirar o flexionar a nuestro antojo.

10. Paneles de hierro

Esta es una posibilidad atrevida, con unas consecuencias similares a la de poner cristaleras si estos paneles deben instalarse y no pueden, sencillamente, quedar de pie. El hierro forjado puede ser de diferentes patrones y colores, y sin duda le otorgarán al espacio una gran personalidad.

Puedes usarlos para zonas que no requieran cubrir desde el suelo hasta el techo, de forma que funcione como una especie de cuadro grande y vistoso. Puede ser minimalista o barroco, dependiendo de tu estilo o de cuánta visibilidad quieres que deje pasar a través de sí.

11. Altura

Sí, es posible que no lo hayas pensado, pero no sólo disponemos de esta característica cuando de separar pisos se refiere. Eleva sin obra una zona de la casa para convertirla en una zona claramente diferenciada. Esto, es lógico, requiere de algunas condiciones que difícilmente pueden cumplir todas las casas.

Necesitarás tener un techo mínimamente alto y el espacio suficiente para que esta elección resulte funcional, ya que no bastará únicamente con elevar cierta zona, sino que necesitará unas escaleras, por ejemplo, si está bastante por encima del nivel del suelo o no tienes tanta facilidad para subir y bajar con tus propias manos.

12. Tablones de madera

Esta especie de biombo pesado puede resultar muy estético en el contexto apropiado. Es posible que necesites montarlo, pero el resultado merecerá la pena. Dispones de infinitos modelos que permitirán desde una casi total visibilidad hasta su total inexistencia.

Juega con los diferentes tipos de madera y sus colores para dotar a la habitación de un ambiente minimalista o rústico, moderno o tradicional. Además, algunos diseños de tablones permiten instalar diversos objetos que le darán un toque extra decorativo e incluso funcional.

Por ejemplo, elige un modelo que permita colocar macetas y pequeñas plantas, combinando los colores verde y marrón o beis, que nunca fallan, además de aportar un toque natural y exótico al espacio. O decídete por uno que tenga la posibilidad de incorporar algo de iluminación para dotar de un extra de luminosidad a tu habitación, además de conseguir un toque de diseño extra al mueble tras la caída del sol.

13. Paneles de vidrio

Si te gustó la idea de las cristaleras, pero no quieres invertir tanto o cerrar tanto un espacio, tal vez esta sea una opción adicional que te venga mejor. Esta opción te permite aportar el toque de diseño que tiene el vidrio o el cristal, sin tener que instalar algo que tenga que quedarse inmóvil durante mucho tiempo.

Además, puedes elegir el tipo de cristal que más te convenga. Transparente, tintado de colores, más o menos opaco, etc. Una opción media con muchas posibilidades.

14. Ventanas divisorias

Otra opción para los amantes del vidrio. Si tu casa ya cuenta con una barra de obra o dispones de algún otro elemento sobre el que colocar una ventana de este estilo, puedes conseguir un elemento separador verdaderamente elegante. Además, depende de lo cerrado que quede, esta opción también aislará hasta cierto punto el sonido.

Elige ventanales amplios o un conjunto de cristales más pequeños. Con elementos de madera o de hierro. Esta elección puede aportar calidez y sensación de amplitud a tu hogar a la vez que consigues separar psicológicamente (y también incluso materialmente dependiendo el caso) dos espacios.

15. Suelos

Por último, tenemos la opción de algo que puede tanto resultar evidente, como pasar desapercibido cuando pensamos en cómo dividir una habitación en dos. Puede que no baste por sí sólo para separar efectivamente dos espacios, pero el choque visual lo hará evidente si tenemos dos zonas que se diferencian tanto, por un lado, por los elementos funcionales y decorativos (y su estilo) como por el suelo que tienen debajo.

Puede que te guste el suelo que tienes o que quieras instalar uno de obra más adelante, pero esta opción sin duda aportará lo suyo en tu misión de dividir zonas diferentes.

Ventajas de dividir una habitación en dos sin obra

  • Tiempo y coste. Puede que ya te hayas decidido a no realizar obra, pero en caso que dudes, piensa en el tiempo que generalmente llevan las obras y en el dinero que necesitarás invertir. Es cierto que con ciertas opciones sin obra también puede dispararse el presupuesto y suponer alguna dificultad más en su instalación, pero siempre tendrás alternativas. La decisión es tuya.
  • Funcionalidad. Es un consejo y una ventaja. Sencillamente, separar espacios te procurará cierta organización y equilibrio entre los espacios de la casa. Además, teniendo en cuenta que algunas de las opciones comentadas son flexibles y móviles, ganarás en espacio y en flexibilidad funcional.
  • Intimidad. Por supuesto, es una de las grandes ventajas. Habrás visto opciones que no suponen mucha privacidad, porque tal vez no sea tu prioridad. Pero otras muchas opciones sí consiguen prácticamente un ambiente totalmente separado visualmente del resto. Esto es fundamental en casos en los que en una misma casa cohabite gente diferente y medianamente desconocida, o simplemente para estar tranquilo o tranquila si estás trabajando mientras otra persona está en la sala de al lado jugando o realizando otra actividad ociosa.
  • Reducir ruido. De nuevo, no todas las opciones lo permitirán, pero algunas lo harán más que otras. Estanterías con fondo, cortinas, cristaleras, etc. Cada opción te dotará de un aislamiento diferente. Elije el que más te convenga.
  • Elimina la contaminación de olores. Esto es clave sobre todo a la hora de cocinar o de ir al baño. Tener una casa amplia y sin separaciones puede resultar muy estético y atractivo de primeras, pero si dejamos que los olores escapen por todo el espacio, el carácter agradable de esta forma de vida puede esfumarse rápidamente. Claro que, esto también depende de que tengas un buen sistema de ventilación en los lugares apropiados.
  • Creatividad. Si has leído el artículo hasta aquí, habrás visto que las opciones son numerosísimas, para todas las funciones, gustos y estilos. Dividir una habitación en dos sin obra es una elección para apasionados de la decoración y para quienes no quieren o se pueden permitir una obra. Pero es más que eso. Pensar en cómo diferenciar las zonas y con qué elementos es un reto creativo que, con el tiempo dedicado suficiente, puede dar lugar a un resultado único y tremendamente personal.