Cómo decorar un dormitorio con cabecero de forja

Iker Marquez
Iker Marquez

El mobiliario de forja es extraordinario a la hora de aportar elegancia y estilo a una estancia. El dormitorio es uno de los lugares donde más frecuentemente se utilizan y donde mejor quedan. Si estás pensando en instalar una cama y un cabecero de forja en una habitación o ya lo tienes y quieres saber cómo decorar la habitación en sintonía, quédate. Te explicamos varios consejos e ideas que puedes aplicar para tomar decisiones con convicción y disfrutar sin problemas del cambio.

Consejos para decorar un dormitorio con cabecero de forja

Los muebles de forja tienen mucha personalidad y es fácil elegir para que combinen bien en una habitación.  Te dejamos algunos consejos para que puedas elegir la ambientación adecuada:

  • Decora a partir del cabecero de forja. Esto puedes tenerlo en cuenta como una regla útil. Un ambiente tiene que tener coherencia, cierta unidad de estilo. Para conseguir la cohesión visual y que la estancia se sienta equilibrada, la forja supone un peso significativo, por lo que el resto de decisiones debería ser acorde a esta.
  • Instalación. No sólo es bonito, también es práctico. La mayoría de cabeceros de forja pueden instalarse detrás de la cama tan sólo poniéndolos ahí, por lo que elige uno que te permita librarte del tiempo invertido entre tornillos y tuercas, o invierte un poco más de tiempo si quieres fijarlo en la pared.
  • Calidad. Puede que un cabecero sea bonito, pero si el hierro no es bueno, te saldrá mal con el tiempo. Fíjate en si es prefabricado y compara unos con otros para hacerte una idea de su calidad.
  • Escoge el estilo. No te dejes llevar por nada más que por lo que realmente te guste y por aquello que vaya a encajar en tu dormitorio. Si ves una cama o un cabecero espectacular, tal vez sea genial, pero si es muy barroco y buscas uno más minimalista o modernista, no merecerá la pena. Sé paciente y espera hasta encontrar el adecuado.
  • Utiliza más elementos de forja. Como decíamos, toma la cama y el cabecero como referencia. Pero si quieres dotar de estilo a tu habitación, una idea conveniente es buscar otros objetos de decoración que también sean de forja. La forja combina muy bien con elementos la madera y la tela, pero la combinación por excelencia de algo es otra cosa parecida pero que no sea exactamente igual. Mesitas, banquetas, escritorio. Cualquier elemento que se te ocurra y vayas a necesitar podría marcar la diferencia.

Ideas para decorar un dormitorio con cabecero de forja

Hay varias consideraciones a tener en cuenta a la hora de elegir un cabecero de forja. Aquí te explicaremos algunas opciones pensando en la persona o personas a quienes va a ir dirigido y según el estilo que busques.

1. Para el dormitorio de un niño

En el caso de los niños, probablemente no querremos elementos muy cargados o complejos. Decora la habitación en función de lo que el niño vaya a necesitar. Puedes emplear cualquier elemento que se te ocurra siempre que no desentone mucho en el aspecto del cabecero, sobre todo teniendo en cuenta el color.

Es recomendable utilizar colores azules o verdes en las habitaciones de los pequeños. Son colores agradables que seguro que le gustarán más que un simple blanco o colores más complejos, aunque eso, por supuesto, depende de otros factores, como vuestros gustos o la luminosidad de la habitación.

No es necesario abusar de la forja para auxiliar a la cama. Seguramente puedas recurrir a muebles de madera de tonos acorde a la pintura del hierro. La madera suele ser un gran aliado de la forja. Simplemente procura que estos muebles no produzcan el efecto contrario al de la forja. Es decir, no contrapongas muebles demasiado gruesos o rectos a una forja con filigranas y ramificaciones finas. Por otra parte, si la cama y el cabecero resultan ser de un carácter más sencillo o minimalista, no habrá tanta complejidad para formar un sistema decorativo equilibrado.

Por ejemplo, una cama sencilla con una forja minimalista y muebles de madera encajaría bien, como mobiliario esencial de donde partir y decorar la habitación.

2. Para el dormitorio de un adolescente

Con el paso del tiempo y de la edad, los estilos y los gustos cambian. Asegúrate de que las decisiones le gustan a quien va a pasar en la habitación afectada una buena parte de su tiempo.

Aquí los colores variarán en función de su personalidad e intereses, aunque el azul y los colores violetas suelen producir buenos ambientes. Puedes recurrir a otros elementos de decoración para las paredes, como vinilos y pintura mural, zócalos y otros elementos.

Los elementos de forja podrían tener su presencia en este contexto, más allá de la cama. Sillas, el escritorio u otros muebles que vayan a ser utilizados quedarían bien en una habitación con una cama de forja.

3. Para el dormitorio de matrimonio

Si hay un elemento que destaca en la habitación, es la cama de matrimonio. Prácticamente dobla el tamaño de una cama individual, por lo que el peso visual de una cama con cabecero de forja tiene un papel mucho más importante.

Las camas de forja son principalmente de un estilo clásico, aunque hay otras opciones. Por eso, lo más importante para mantener la cohesión en una habitación así, es no romper este patrón. Si mezclas un estilo clásico con otros elementos de carácter abstracto, puede que no queden tan bien como fuera deseable.

A la hora de pensar en la misma cama, con la forja combina bien el tejido natural, como puede ser el lino. Puedes elegir sábanas sencillas u otras más trabajadas en la decoración de la tela, con ribetes, etc. Puedes utilizar otros elementos de forja como las mesitas de noche, en las que puedes colocar lámparas también de forja y otros elementos que queden bien, como alguna maceta de cristal, elementos de madera o porcelana. O sencillamente hacerte con cosas que comparan el color y el tono del hierro, ya sea blanco, negro u otras variantes.

4. Para conseguir un estilo moderno

Para conseguir un estilo moderno puedes elegir basarte en las formas sinuosas del estilo modernista o art nouveau. Este estilo se caracterizó por sus formas sinuosas, basadas a su vez en elementos de la naturaleza.

No tienes que imitarlo, pero muchos elementos del arte de forja moderno vienen de ahí. Forman estructuras más orgánicas que el arte clásico, que tiende más a la proporción y a las formas geométricas. En tu búsqueda de opciones, encontrarás multitud de camas y cabeceros de este estilo, así como en otros objetos.

También puedes buscar el color negro, que suele guardar relación con el toque industrial que caracteriza a la época moderna. Por supuesto, también podrás apoyarte en el resto de elementos decorativos para conseguir este objetivo.

5. Para conseguir un estilo clásico

Para conseguir un estilo de carácter más bien clásico encontrarás decenas de referencias. Busca también referencias sobre arte clásico o clasicista para hacerte una idea de las características de este estilo. Como decíamos hace un momento, el arte clásico busca las formas geométricas. Líneas rectas, triángulos, círculos y distancias proporcionales. Sin abstracciones, ni exageraciones en la forma. Equilibrio.

El color blanco del mármol también es algo que puede entenderse muy asociado al arte clásico, por lo que te vendrá bien para conseguirlo. El blanco con detalles dorados, por ejemplo, es una interesante combinación.

Cosas a tener en cuenta para decorar un dormitorio con cabecero de forja

  • No te lances a pintarlos sin más. Si ya tienes un cabecero de forja u otros elementos y quieres pintarlos para que encajen, está bien. Lo mismo si se trata de muebles dañados. Pero antes de hacerlo, limpia bien toda la superficie del cabecero o el elemento que vayas a pintar. Utiliza un decapante para quitar la pintura envejecida con una espátula. Salta el paso si no es necesario alisar el hierro. Si presentara óxido, límpialo también antes de pintar, con un limpiador de óxidos. Ten cuidado con dañar el hierro por utilizar de más la espátula. Dale una capa de antioxidante con el formato que prefieras, aunque el spray funciona bien y finalmente, cuando esté limpio y seco, pinta con pintura para metales. Aquí te recomendamos también utilizar adecuadamente un spray, porque conseguirás de manera más fácil un acabado homogéneo.
  • Sujeta bien el cabecero de forja. Si tu cabecero no tiene una base demasiado estable o te gustaría que estuviese totalmente fijo, puedes tomar la decisión de fijarlo a la pared. Necesitarás un taladro, broca, tornillos, soportes y tacos. También puedes ajustarlo a la pared sin más dependiendo del modelo. Compruébalo antes de comprarlo si no lo tienes aún.

Por qué decorar un dormitorio con cabecero de forja

  • Es elegante. Sí, es una opción con mucho peso que casi bastará por sí sólo para decorar el ambiente de nuestra habitación. Es difícil equivocarse al elegir un cabecero de forja. Puedes decidir el color del material, pero a partir de ahí, hay un sinfín de diseños y patrones muy ocurrentes, desde el más sencillo hasta el más cargado. La clave consiste en la finura de los tubos de hierro que se emplean en este tipo de mobiliario. No sólo es una elección elegante, también práctica.
  • Fácil de combinar. Otra de las ventajas que tiene el cabecero de forja es que es fácil de combinar, o directamente, no requiere de mucho más a su alrededor para llenar la habitación de elegancia y personalidad. Como hemos señalado previamente, puedes optar por añadir otros elementos de forja a la estancia, pero no es necesario: los muebles de madera quedarán estupendamente. Por eso, se trata de una elección que nos facilitará la tarea.
  • La duración. Si el material es decente, la forja durará eternamente si la cuidas bien. Efectivamente, cada ciertos años necesitará una nueva capa de pintura, pero la estructura de la cama y su uso no se verán deteriorados. No tanto, al menos, como en el caso de las camas de madera, que, aunque pueden ser muy duraderas, no igualan al hierro.